Castro Caldelas en la actualidad.

En la primera mitad del siglo XX podemos destacar dus aspectos fundamentales: Por una parte, economicamente destaca por su mercado ganadero, uno de los más importantes de Galicia, que se venía celebrando los días 3 y 18 de cada mes. Hasta los años 60 el atractivo de la feria venía por la ganadería de la comarca, ya que en las ferias de Castro Caldelas se vendían bueyes y vacas que servían para labrar la tierra, ya que todas las tierras estaban labradas, cultivándose en ellas grandes extensiones de centeno, que luego se llevaban a los molinos para hacer el pan con la harina que de éste se sacaba; o patacas. Se producía de todo y todos los vecinos venían a las ferias a compar o vender algo. En cada casa de la plaza había un comercio: el del Sr Xosé María, el del Sr Rudesindo, el de Xosé Antonio, el de Sofía o el de Xesús Losada. Mientres los mayores regresaban a casa con lo comprado en la feria, los mozos quedaban para el paseo y el  baile donde se conocían. El otro hecho importante de esta primera mitad de siglo es la emigración, primero a Cuba y a los Estados Unidos, luego a Argentina, a la vez que tenía lugar la migración de afiladores a Castilla. No se producirá una migración masiva hasta los años cincuenta, primero a América del Sur, principalmente Venezuela y luego a Europa principalmente Alemania o Suíza.

En la segunda mitad del siglo XX van cerrando parte de esos comercios y en su lugar se establecen bancos: primero el Pastor, a comienzos de los cincuenta, hasta llegar a tener cinco bancos, necesarios todos ellos porque los emigrantes enviaban el dinero a la Villa, pero a esta ya no le lucían los paseos de la feria, los mozos emigraran, y fueron pocos los que volvieron para establecerse en su tierra. La población envejecida quedó sin capacidad de producción.

Las charlas de Manuel Casado Nieto o de Vicente Risco, que pasaba los veranos en su casa de la Rúa Grande, hacían llegar a otros ilustres como Otero Pedrayo o Manuel María. Estes dedicaron parte de su obra a estas tierras,  Casado Nieto en poesía y Risco en etnografía.

Texto: Xosefina Carballo

Copyright